¡Estamos arreglando unas cosillas! Ahora volvemos.
¡Vaya! Parece que el recepcionista del Hotel se ha vuelto a dormir y no ha podido abrir las puertas al público.

¡Tranquil@! Ahora mismo le llamaremos y se lo descontaremos de su sueldo.